FEMTOLASIK/INTRALASIK

La técnica intralasik (también denominada femtolasik por utilizar láser de femtosegundo) supone una evolución de la técnica de Lasik convencional.

La primera fase de la cirugía (realización de la lámina o flap corneal) se realiza con un láser de femtosegundo, en lugar de con una cuchilla montada en un microqueratomo.

Femtolasik/Intralasik
950 €/ojo

MAYOR PRECISIÓN

Podemos diseñar informáticamente todas las características del flap:

  • Diámetro del mismo: en función de la zona óptica a tratar.
  • Espesor: desde 80 micras con error medio de +/- 3 micras.
  • Colocación de la bisagra, nasal, temporal, superior u oblicua, para un mejor posicionamiento en función del eje del astigmatismo a tratar.
  • Permite elegir la angulación del borde periférico. De tal manera que al realizarse vertical (pared de 90 º) encaja perfectamente sobre la córnea (como un tapón), minimizando el riesgo de desplazamiento del mismo en el postoperatorio.

En el corte realizado con cuchilla, el diámetro y grosor del mismo no pueden ser definidos con tanta precisión y el borde final es apaisado (inclinado 45º) con lo cual no queda encajado perfectamente en el lecho de la cornea inferior (sobre la que asienta) siendo más fácil su desplazamiento.

MAYOR CALIDAD

La superficie de la cornea basal (donde va a actuar el láser) tiene un alto grado de regularidad, a diferencia del corte con cuchilla, que produce un flap tipo menisco con extremos laterales más gruesos y adelgazamiento central, el espesor del flap es constante en todo su diámetro, con lo que además de hacer la cirugía más segura (minimizando la frecuencia de complicaciones por cortes irregulares, incompletos o estrías) evita la inducción de aberraciones producidas por la forma de menisco inherente a los cortes con cuchilla.

MÁXIMA SEGURIDAD

Queda minimizada la incidencia de las complicaciones en la realización de la lámina corneal, permitiendo realizar flaps seguros en corneas delgadas o débiles. Al realizar un borde periférico vertical, el flap encaja perfectamente en la base del lecho, facilitando su reposición y minimizando su desplazamiento posterior y el crecimiento epitelial.

Tanto el gran control del grosor (eludiendo cortes más profundos a los programados), como la realización de flaps seguros más delgados, minimizan la incidencia de debilidad corneal patológica tras la intervención.

La cirugía será más cómoda para usted, con menos molestias y a diferencia de la técnica con cuchilla no perderá la visión en ningún momento de la intervención.

La última innovación no obstante es evitar realizar la lámina corneal, sustituyéndola con una pequeña incisión, es la llamada técnica Relex Smile

Nuestro equipo te ayudará a encontrar la mejor solución