¿Qué es una lente de contacto implantable (ICL)?

La lente ICL es similar a un lente de contacto.

La diferencia consiste en que la ICL se coloca dentro del ojo en vez de ponerse en la superficie.

Ésta es blanda y pequeña, parecida a la lente natural del ojo pero no la reemplaza.

Se convierte en una lente adicional del sistema ocular.

La ICL está diseñada de tal manera que puede corregir la miopía y la hipermetropía.

Además, la ICL Tórica puede corregir el astigmatismo cuando se presenta asociada a la miopía.

La lente funciona cambiando el punto de enfoque de la luz sobre la retina.

CÓMO SE COLOCA EN EL OJO

Debido a que la ICL es pequeña y blanda, en pocos segundos se puede doblar y colocar en el ojo, a través de un orificio muy pequeño que se hace debajo del párpado superior.

Una vez colocada, la ICL se desdobla y se acomoda dentro del espacio que se encuentra entre el iris y el cristalino.

Efectuando un simple procedimiento, la ICL se puede retirar o reemplazar por otra, si fuese necesario.

¿De qué material está hecha?

La ICL está hecha de un material único llamado Collamer, cuya cualidad más importante consiste en ser aceptada por el cuerpo humano como si fuera un tejido propio. Esto significa que no sufre rechazo. Otras características especiales del Collamer son su alto nivel de transparencia, su flexibilidad y su elasticidad, que permiten doblarlo e inyectarlo dentro del ojo. Una vez colocado recobra su forma natural.

Nuestro equipo te ayudará a encontrar la mejor solución