El tratamiento con ICL

Previo al tratamiento, es necesario hacer un examen clínico de los ojos y de la agudeza visual.

Para evitar sensaciones molestas, antes del procedimiento, el ojo se trata con gotas de anestesia tópica.

También el médico podría recomendar un sedante.

En esto consiste todo el procedimiento.

La pequeña incisión que se hizo no necesita puntos.

Éste se sella por sí mismo de modo natural.

El implante de ICL es un procedimiento ambulatorio (sin ingreso) que dura 7 minutos.

Después de la intervención la persona puede abandonar la clínica por su propio pie sin tapar el ojo aunque se recomienda venir acompañado de un familiar o amigo.

Nuestro equipo te ayudará a encontrar la mejor solución