¿Cuáles son las ventajas de la Lente de Contacto Implantable (ICL)?

A diferencia de los tratamientos que se hacen con láser, el tratamiento con ICL es reversible.

La ICL hace posible corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo con máxima precisión.

Además, se puede retirar fácilmente si fuese necesario.

La ICL permite corregir defectos por encima de los límites propios del tratamiento con láser.

LA ICL ES INVISIBLE

Es imposible detectar a simple vista un implante de ICL. La única forma de advertirlo es por los cambios notables de visión.

Si la persona padece de un alto grado de miopía o de hipermetropía, con la ICL podrá alcanzar la corrección deseada sin correr mayores riesgos, ya que con este tratamiento no es necesario eliminar ningún tejido.

El tratamiento con ICL no está contraindicado en pacientes con córneas finas u ojo seco

Nuestro equipo te ayudará a encontrar la mejor solución