Presbicia y gafas. ¿Qué hacer?

En absoluto, sus ojos no sufrirán ningún deterioro si, precisando gafas de cerca, no las usa, lo que ocurre es que inicialmente tendrá que alejar el objeto que quiera ver, pero puede también que el sobreesfuerzo haga que se canse antes de trabajar, leer un libro, o usar el ordenador, además de notar irritación de los ojos (ojo rojo), o que le duela la cabeza, lo que seguro que ocurrirá con el tiempo es que llegará un momento que no pueda leer y más adelante incluso no verá con nitidez la pantalla del ordenador.

Lo que si debe saber es que cuando usamos gafas de cerca, el ojo se hace más dependiente de la misma, a pesar de ello, el consejo que damos a nuestros pacientes es recomendar el uso de las gafas de cerca cuando ya no pueda ejercer cómodamente, con seguridad o sin cansancio sus tareas habituales de visión próxima.

Como la presbicia va aumentado con la edad, inicialmente solo precisará gafas de cerca para leer, que aunque es variable, a nivel orientativo inicialmente serán de 1,5 dioptrías hasta los 48 años, de 2 o 2,25 hasta los 52 años y después de esa edad de unas 3 dioptrías; sin embargo, para las tareas de distancia intermedia como la pantalla del ordenador, serán de un poco menos de graduación.