Cuidado Oftalmológico

Cuide de él, Cuide de sus ojos

Es fácil, basta con realizar las revisiones rutinarias pautadas por un oftalmólogo pediátrico, a pesar de que no haya ni signos ni síntomas, ya que éstos no siempre están presentes y porque los niños creen que lo que ven es lo normal.

¿Por qué es tan importante el cuidado oftalmológico de los niños?

El desarrollo de la visión se realiza durante la infancia, hasta los siete u ocho años. Así la agudeza visual va incrementándose desde el nacimiento, siendo a los tres años del 50% y a los cinco años del 100%.

Para el correcto desarrollo visual es necesario que: ambos ojos tengan las graduación adecuada si precisara gafas el paciente, haya un equilibrio muscular que permitan a los ojos estar alineados (es decir, que no haya estrabismo), haya una visión binocular adecuada y que todas las estructuras oculares sean correctas. Todas estas exploraciones
se realizan de forma sistemática en nuestra clínica gracias a pruebas diagnósticas actualizadas para el estudio de las enfermedades oculares pediátricas, como: defectos de graduación (hipermetropia, miopía y astigmatismo), ojo vago, estrabismo, fatiga ocular, problemas de la superficie ocular…Además, si fuese de interés, se podría ampliar el estudio con pruebas aún más específicas y sofisticadas como: campos visuales, topografía corneal, tomografía de coherencia óptica o ecografías entre otras en el mismo día de la consulta para precisar u orientar el diagnóstico del paciente.

Cualquier anomalía ocular no diagnosticada precozmente puede detener el desarrollo de la visión mediante la supresión en el cerebro de la imagen de un ojo. Esto produce ambliopía u ojo vago, es decir, un ojo con menor visión a pesar de llevar la graduación correcta en la gafa.
Si esto no se detecta ni se trata en los primeros años, se producirá defectos de la visión que podrían reducir el rendimiento escolar y alterar el medio de conexión entre el niño y su entorno y por tanto su persoanlidad y relaciones sociales. Estos cambios visuales persistirán durante toda la vida sin posibilidad de recuperación posterior.

Un diagnóstico precoz y un tratamiento eficaz, es la mejor combinación para conseguir que nuestros hijos tengan una buena visión y calidad de vida en el futuro.

Sí en medicina el diagnóstico precoz es clave para el correcto funcionamiento del cuerpo, el diagnóstico precoz en oftalmología pediátrica adquiere aún mayor importancia.

La importancia del trabajo con los padres

La primera revisión de un paciente, en teoría sano, debería ser en torno a los 4 ó 5 años ya que el paciente colabora más y nos puede dar más información, como una agudeza visual más fiable. No obstante, sí los padres notasen cualquier anomalía (guiñar los ojos, ojos no alineados o estrábicos, lagrimeo, posición anormal de la cabeza..) se podría realizar la exploración a cualquier edad.

La colaboración de los padres es un gran pilar para el cumplimiento del tratamiento de nuestros más pequeños, por ejemplo, cuando pautamos gafas o parches. Es importante que los padres se conciencien del valor del tratamiento para que se lo puedan transmitir a sus hijos, por lo que en Laservision les daremos pautas y explicaciones claras y precisas basadas en la evidencia científica y en nuestra experiencia. Y por supuesto estaremos encantados de que nos formulen cuántas preguntas sean necesarias.

El mejor regalo que unos padres pueden hacer a sus hijos es prevenir la aparición de enfermedades.

Defectos de Refracción

Son aquellos que impiden que los objetos se vean con nitidez, porque los rayos de luz no convergen sobre la retina.

Son tres: hipermetropía, miopía y astigmatismo.

Es importante detectarlos precozmente, ya que pueden provocar bajo rendimiento escolar.

Nuestro equipo te ayudará a encontrar la mejor solución