Estrabismo infantil

El estrabismo infantil consiste en la pérdida de paralelismo de los ojos del niño, de modo que un ojo mira en una dirección y el otro en otra dirección diferente. 

El estrabismo puede ser corregido con gafas, oclusiones o parches para hacer desaparecer el defecto refractivo u ojo vago que ha ocasionado el estrabismo. Deberá ser un oftalmólogo pediatra el que valore en cada caso cuál es el mejor tratamiento para el niño.

¿El estrabismo infantil se puede prevenir?

No, pero es de vital importancia que los padres se den cuenta de si su hijo desvía o no los ojos para detectarlo de una forma precoz.

¿Qué ocurre si no se trata un estrabismo?

Al estar los ojos desviados, el cerebro del niño se adapta a esta situación y suprime uno de los dos ojos para no ver doble. Esta consecuencia se llama ojo vago o ambliopía.

Otros síntomas: 

  • Visión doble o diplopía.
  • Dificultad en la lectura.
  • Fatiga visual.
  • Inclinación de la cabeza para usar ambos ojos.
  • Entrecerrar un ojo cuando hay luz.